Lactancia

Lactancia

La lactancia es un período de la vida en el que la madre ofrece al recién nacido un alimento adecuado a sus necesidades, no sólo considerando la composición de la leche materna, sino también desde el aspecto emocional. Durante los primeros seis meses de vida aporta muchísimos beneficios tanto al niño como a la madre.

El inicio temprano de la lactancia materna (en la primera hora de vida) protege al recién nacido de las infecciones y reduce la mortalidad neonatal. La leche materna es una fuente importante de energía y nutrientes para los niños de 6 a 23 meses siendo una forma natural de alimentación por excelencia y contribuye con mayor efectividad al desarrollo físico, emocional, intelectual y psicosocial del niño.

El contacto físico del niño con la madre durante el amamantamiento mejora el vínculo afectivo, permitiendo organizar armónicamente sus patrones sensoriales, gratificando profundamente sus sentidos.

La mayor duración de la lactancia materna también contribuye a la salud y el bienestar de las madres. Reduce el riesgo de cáncer de ovarios y de mamas.

Las madres que amamantan tienen menor riesgo de tener depresión posparto y anemia, además de aumentar su autoestima y confianza.

La recuperación en cuanto a pérdida de peso es más fisiológica y rápida, de hecho, el útero vuelve antes a la normalidad y existe menos riesgo de hemorragia posparto. El amamantamiento ayuda a la mineralización de los huesos.

2019-01-17T22:18:59+00:00